No hables más de mí. Alberto García-Alix.

(…) Pasó un tiempo y allá por el 81, o sería el 82, lo pasaba en grande cuando algún marinero de agua dulce se quedaba extasiado con “la maravillosa” -para él, claro- y nueva imagen de un tipejo que lideraba un grupo llamado Adam and the Ants.

¡Que no te enteras, pata de palo! ¡Que no te enteras, marrano! Esa para ti nueva imagen es una vulgar copia, tardía y mala, de Johnny Kidd.

Ya veis, lo pasaba yo de lo lindo apuñalando ciertas ilusiones.

Un año más tarde, Quico Rivas y yo (terror de los mares del Sur) y yo trabajábamos en un guión para un corto que iba a ser producido por TVE y que con más problemas y penas que gloria, logré llevar, triste destino el mío, al fondo del mar. El contramaestre era el sevillano Silvio, que dio vida -nunca mejor dicho- a Johnny Kidd.

Una canción del 61, Let’s Talk About Us, dio el nombre al film y sería el epitafio perfecto, porque tengo sed. Un trago y seguimos… Gracias, muchachos.
Salía a escena, o mejor digamos “al abordaje”, con todas sus galas: parche en el ojo, camisas engoladas y abiertas enseñando el pecho, cinturón ancho donde llevaba su famoso puñal y botas altas. (…)

Moriremos mirando. Alberto García-Alix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *