Pie de foto de Yannis Kontos

Encontré a Abu Bakarr en un campo para amputados semiabandonado cerca de Freetown, la capital de Sierra Leona, y pasé un día entero con él.

Esta fotografía la tomé después de presenciar lo complicado que es para él ducharse. Consiguió vestirse con mucho esfuerzo, pero le era imposible abotonarse. En ese instante apareció uno de sus tres hijos para ayudarle.

La escena se desarrolló frente a mí con total normalidad. Yo me mantuve muy quieto. Fue un momento muy emocionante. Tomé tres o cuatro fotografías, y finalmente seleccioné ésta por la mirada de Abu a su hijo, por la actitud de respeto hacia él. Es una imagen con una gran carga emotiva.

Esta fotografía, el reportaje entero y la situación que viví significan mucho para mí. Estoy muy orgulloso de haber conocido a Abu Bakarr porque demostraba un enorme potencial humano: incluso siendo un discapacitado, en un país tan pobre, tiene la voluntad y fuerza necesarias para luchar por su familia. Fue una gran lección sobre la vida. Jamás olvidaré aquel momento.

Quésabesde.

Yannis Kontos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *